Cuento

Música para hombres

Observas a los cuerpos que se tensan en la pista del bar. Miras a la pareja que sonríe y se mueve al ritmo de la salsa. Muestran sus grandes dientes blancos que contrastan con la piel morena. Los alientos se aceleran bajo los pechos semidesnudos. El que dirige el baile viste como pachuco, toma al otro por la cintura y alza la mano libre para seguir el paso. El compañero de danza es de mayor estatura y es más atlético; viste una playera sin mangas y unos jeans ajustados que le realzan los glúteos. No dejas de verlos. El pachuco es dinámico y domina; tiene un mostacho prominente y lleva el cabello largo, y cuando rota sobre su eje el cabello continúa los movimientos dándole un matiz arrogante. El otro no es delicado; sin embargo, sus ademanes son ágiles, casi felinos. La combinación es cautivadora. Seguir leyendo